Entrevista a José Luís Correa para el diario El Economista

Resumen de la entrevista a José Luís Correa publicada en el suplemento ‘Conexión Empresarial Alemania-España’ del diario El Economista.

“La presencia en España y Alemania nos aporta un contacto más directo con nuestros clientes”

¿Cuáles son los orígenes de Proto-Tech Group?
La empresa nació en el año 2004 dedicándose a trabajos de mecanizado para nuestros clientes. Poco a poco fuimos creciendo y llegó un momento en que creímos que debíamos aportar más valor añadido, por lo que nos embarcamos también en trabajos de diseño. Hoy en día somos un referente en construcción de prototipos técnicos en todas sus fases. Alrededor del 70% de nuestros proyectos los hacemos “llave en mano”.

Desde el diseño hasta la entrega…
Así es. Hoy somos una empresa capaz de ocuparse de todos los procesos del prototipado: desde el diseño hasta la producción, pasando por el mecanizado, la pintura, los acabados… Podemos encargarnos de la construcción del coche completo a escala 1:1 o de la pieza más simple, incluyendo también la producción de preseries o series cortas.

¿Cuál es la estructura de la empresa?
Creemos en la proximidad con el cliente, por ello hemos instaurado diferentes unidades productivas cerca de los fabricantes (las OEM). Hoy en día contamos con un equipo formado por más de 300 personas y unidades en España (Barcelona, Valencia, Jaén, Madrid y Bilbao) y Alemania. Se trata de centros de trabajo que nos permiten tener una gran flexibilidad y ofrecer soluciones a medida de cada cliente.

Porque Proto-Tech Group trabaja indistintamente en España y Alemania…
Sí. Tenemos la capacidad de desarrollar proyectos “llave en mano” indistintamente de cuál sea el centro de producción, España o Alemania. La presencia cerca de los fabricantes nos permite un contacto más directo con el día a día de nuestros clientes.

¿Cómo han logrado alcanzar el posicionamiento actual?
Anticipándonos a las necesidades del mercado y estando preparados para ofrecer la tecnología, el conocimiento y la capacidad productiva necesarias para dar solución a cada proyecto. Esos valores han contribuido a que en menos de quince años Proto-Tech Group se haya consolidado como referente nacional en construcción de prototipos técnicos. Para nosotros es importante el trabajo y la presencia en los centros de producción en España y Alemania, pero no nos quedamos ahí. Próximamente abriremos
una unidad en Inglaterra y mantendremos la apuesta por colaborar con empresas innovadoras en el ámbito de la movilidad y el medio ambiente.

Destacan en calidad y en agilidad, ¿cuál es la fórmula de Proto-Tech Group para lograr aunar máxima calidad y reducidos plazos de entrega?
Innovar continuamente para agilizar los procesos productivos, garantizando la calidad e incorporando nuevas tecnologías como la impresión 3D para determinados procesos que hasta hace poco suponían muchos pasos y unos costes más elevados.

Trabajan para los principales clientes del sector del automóvil a nivel internacional. ¿Qué retos les quedan por cumplir?
El reto es desarrollar proyectos propios que ayuden a encontrar soluciones en el ámbito de la movilidad y también del medio ambiente. Retos que sean innovadores y que contribuyan a frenar el cambio climático. En este sentido, tenemos en mente diversos proyectos relacionados con la bicicleta eléctrica, por poner un ejemplo.

¿Cuál es la hoja de ruta que tienen marcada?
Consolidar la apertura de nuevas sedes productivas en España, así como la nueva Delegación Comercial en Inglaterra. Además, queremos ampliar nuestra presencia en otros sectores en los que hemos ido penetrando, como puede ser el aeronáutico. En cualquier caso, esa ruta incluye seguir teniendo la mente abierta a las diferentes posibilidades del mercado, a las nuevas tecnologías y a todo aquello que implique una mejora organizativa y de gestión que nos permita seguir siendo un referente en el sector de los prototipos técnicos. La historia nos demuestra que esa apertura de miras es la que nos ha permitido crecer y que, por consiguiente, estamos en el buen camino.

Fuente: Suplemento “Conexión Empresarial Alemania-España” de El Economista